Poner orden en tu vida financiera

Poner orden en lo relativo a las finanzas es uno de los motivos más frecuentes por los que resulta interesante elaborar una Planificación Financiera.

Consiste en analizar en qué situación económica nos encontramos y hacer inventario de los activos de los que disponemos, lo que nos lleva a hacer un repaso de nuestros ingresos y gastos.

Este sencillo ejercicio, no sólo nos proporcionará tranquilidad si no que nos dará control sobre nuestro dinero, sabremos dónde está y hacia dónde va, seremos conscientes de cuáles son nuestras obligaciones y tendremos la certeza de cuál es la fuente que las va a suplir.

Por la parte de los ingresos, es fácil saber cuáles son y hacer un registro de todos los ingresos mensuales (rendimientos del trabajo, alquileres, dividendos, etc.). En cuanto a los gastos, es importante saber distinguir entre los gastos que son imprescindibles (comida, facturas, transporte, etc.), y aquellos variables que irán apareciendo en mayor o menor medida (ocio, vacaciones, ropa, etc.). Son estos últimos en los que debemos hacer un mayor esfuerzo de control, ya que serán los que condicionen el nivel de ahorro final.

Una vez vista y analizada la foto actual de nuestras finanzas, tendremos el punto de partida para fijar nuestros objetivos a futuro.