Qué es un plan de pensiones

Plan de Pensiones

¿Qué es un Plan de Pensiones?

Un Plan de Pensiones es un vehículo de ahorro para el futuro, generalmente enfocado a completar la pensión de la seguridad social, por el que se generan por un lado obligaciones, que consisten en realizar aportaciones de capital y, por otro lado, derechos que consisten en una serie de prestaciones futuras. Se caracterizan por ser productos únicamente financieros que promueven el ahorro, de manera individual y colectiva.

¿Cómo funciona un Plan de Pensiones?

El funcionamiento de un Plan de Pensiones se basa en una serie de aportaciones, que pueden ser periódicas o puntuales y que el partícipe realiza a lo largo de la vida del plan.

Las aportaciones son invertidas por los gestores del plan de pensiones siguiendo unos criterios de rentabilidad y riesgo previamente establecidos en la política de inversión del plan. Posteriormente, y en función de la contingencia del plan (jubilación, invalidez, fallecimiento, dependencia severa o gran dependencia y supuestos extraordinarios de liquidez), a la hora de rescatar el plan de pensiones, el titular obtiene el dinero depositado durante los años de validez y la rentabilidad que éste haya podido generar.

¿Es rentable invertir en un Plan de Pensiones?

A la hora de invertir con objetivos a largo plazo hay que tener en cuenta nuestras actuales circunstancias personales y nuestras futuras necesidades, atendiendo a la fiscalidad de dichos productos, así como su liquidez y cómo afectan directamente a la rentabilidad, de tal manera que podamos elegir el vehículo de inversión más favorable a nuestros objetivos.

Si invertimos nuestros ahorros periódicos en un plan de pensiones, debemos tener en cuenta cuál es nuestro tipo impositivo actual y ver cuánto nos interesa aportar teniendo en cuenta que, cuanto mayor sea la cuantía, más nos podremos reducir. Además, a la hora de rescatar un plan de pensiones, el importe tributa en la base general como rendimientos del trabajo.

Si es rentable o no, dependerá de con qué otro vehículo de inversión lo comparemos y de la cuantía acumulada al final de la vida del plan teniendo en cuenta la revalorización de las aportaciones y el neto que nos va a quedar a la hora de rescatarlo. Cuando se comparan vehículos de ahorro financiero, lo más común son los fondos de inversión que suelen aportar liquidez a nuestros objetivos, ya que generalmente podemos disponer del capital invertido en cualquier momento y dada cualquier circunstancia, además de que tributan a un tipo inferior.

Deducciones fiscales de los planes de pensiones

En la declaración de la renta se puede descontar directamente el dinero invertido en tu plan de pensiones de la base imponible y obtener beneficios fiscales. El Estado premia a aquellos que ahorran de cara a su jubilación durante la vida laboral y, por ello, autoriza una reducción directa sobre la base imponible del IRPF.

Hacienda permite descontar en la declaración de la renta de manera directa las aportaciones a un plan de pensiones hasta un importe de 8000€ o del 30 % de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

En el caso de que se supere el tope máximo anual de las aportaciones, el partícipe podrá retirar el exceso hasta el 30 de junio del siguiente ejercicio sin sanciones.

La cantidad de impuestos a pagar también influye a la hora de cobrar el plan de pensiones. Los rendimientos de éste se declaran como rentas del trabajo, por lo que, en el caso de rescatarlos de una sola vez, tendrán que tributar más impuestos que si lo hacen en forma de renta.

La reducción directa del plan de pensiones puede disminuir de manera notable el pago de impuestos. Cuanto mayor sea el dinero que inviertas en un plan de pensiones, mayor será el ahorro a la hora de hacer la declaración de la renta. Es decir, cada euro invertido en un plan de pensiones se resta directamente del capital ingresado por el que pagar impuestos y, así, la suma final de impuestos se vuelve inferior.

Mejor plan de pensiones según mi perfil de inversión

El primer paso para identificar el mejor plan de pensiones para un individuo es identificar su perfil de riesgo. Para ello, no sólo hay que valorar la edad que tiene o la liquidez que pretende obtener, sino también la forma de afrontar las decisiones de inversión y la actitud para tolerar las posibles pérdidas.

La mayoría de los inversores prefieren ser conservadores con su ahorro para la jubilación cuando, por el tipo de inversión que es y su horizonte temporal – a largo plazo – nos permitiría asumir un mayor nivel de riesgo pudiendo optar a mejores rentabilidades.

Es importante ir adaptando el perfil de riesgo de los planes que poseemos al paso del tiempo para no incurrir en riesgos adicionales (estar en un plan de mayor riesgo del que nos conviene) o para no incurrir en costes de oportunidad en términos de rentabilidad (estar en un plan de menor riesgo del que podemos asumir).

La rentabilidad de los últimos años no está siendo buena para la Renta Fija y esto se refleja en los planes de pensiones más conservadores. La mayoría de planes de renta fija a corto plazo se sitúan en negativo a un año, aunque la situación mejora si ampliamos el horizonte temporal. Sin embargo, el escenario para los planes de pensiones de renta variable es diferente: la mayoría muestran rentabilidades positivas y, entre ellos, destacan aquellos planes que invierten en renta variable estadounidense

En qué productos financieros invierte un plan de pensiones

Al igual que un fondo de inversión, los planes de pensiones poseen características propias de acuerdo a los objetivos y política de inversión de cada producto. En este sentido, los productos financieros en los que invertirá atenderán a la estrategia del plan de pensiones.

Por ejemplo, un plan de Pensiones de Renta Fija a Corto plazo invertirá en activos de renta fija con una duración inferior a 2 años, mientras que si hablamos de un Plan de Pensiones de Renta Fija a Largo Plazo, la duración es superior a 2 años. Asimismo, podría invertir en fondos de inversión, ETF’s (fondos indexados), fondos de fondos o activos de renta variable.

Rentabilidad de los planes de pensiones

La rentabilidad de los planes de pensiones depende del riesgo que asumen los activos de los que se compone. Además, el binomio rentabilidad-riesgo podría estar condicionado por obligaciones temporales de la inversión, teniendo en cuenta los años hasta el período de la jubilación. A horizontes temporales más largos, mayor potencial de revalorización, del mismo modo que, dependiendo de los niveles de inflación se deben plantear escenarios hipotéticamente distintos.

Según datos de INVERCO, a cierre de 2017 se contabilizaron más de 2.500 planes de pensiones. Sin embargo, se suele optar por el producto más comercializado en lugar del más rentable y consistente: el 60% del dinero ahorrado se encuentra invertido en los diez planes de pensiones más grandes. La otra cara de la moneda nos muestra que los diez planes de pensiones más rentables de bolsa (anualizada a 15 años) tienen el 9,4% del patrimonio. Merece la pena reflexionar sobre la eficiencia de las inversiones antes de tomar decisiones sin recibir el asesoramiento financiero adecuado.

Nicolás Falcó es experto en mercados financieros.
Javier Carbonell es experto en mercados financieros.