En qué sector económico invertir: rentabilidad por sectores

Son muchas las personas que, ante la posible pérdida del poder adquisitivo derivada de una inflación ligada a la recuperación de la economía española, se plantean cómo mejorar la rentabilidad del ahorro. Para eso, es importante analizar el amplio espectro que ofrece el mercado financiero, donde hay una gran variedad de sectores donde invertir.

Jubilación y plan de pensiones

¿En qué sector es mejor invertir?

Cuando se trata de elegir en qué sector invertir, es difícil de acertar y hay que tener siempre presente que toda inversión conlleva un riesgo financiero que el potencial inversor debe aceptar. No obstante, la rentabilidad histórica de los sectores puede servir para ayudar al ahorrador a decantarse por un sector u otro: observando los precios máximos y mínimos históricos o calculando el PER del sector en el que se quiere invertir.

Inversión financiera
¿Está pensando en invertir? Le ayudamos a rentabilizar su patrimonio.
Más información

Tras hacer un análisis de la rentabilidad por sectores a lo largo de la última decada, esto es, desde 2007-2017, es frecuente ver una notable oscilación entre la rentabilidad de un ciclo respecto a su anterior. En el estudio, se comparan:

  • Industriales
  • Biotecnología
  • Automoción
  • Materias primas
  • Petróleo y gas
  • Financieros
  • Salud
  • Tecnológicas
  • Consumo cíclico
  • Energía
  • Inmobiliario
  • Telecomunicaciones
  • Consumo discrecional

Prueba irrefutable de lo postulado anteriormente, es que en el S&P 500 de todos los sectores de la muestra, no repite ninguno en primera posición. Mientras que en el indice sectorial europeo, el STOXX Europe 600, tan solo el sector automovilístico es capaz de mantenerse en primera posición durante dos ciclos seguidos, en los años 2012 y 2013. Si nos trasladamos a escala global ocurre una anomalía, ya que durante los años 2011-2015 fue la división de la biotecnología la que logró mantener las mayores rentabilidades en ese periodo, auspiciadas por un boom en torno a dicho sector. Sin embargo, justo un año después, en 2016, tuvo una rentabilidad negativa, -9,2% concretamente. Vemos pues, que invertir el patrimonio en su totalidad en un sector concreto no es una opción inteligente si lo que se busca es disminuir el riesgo de las inversiones al máximo posible. Es mejor una cartera bien distribuida sectorialmente.

Rentabilidad histórica de los sectores en España

En España el estudio de las rentabilidades en función de los distintos sectores, se antoja complicado, puesto que España carece de diversificación. La segmentación que ofrece el índice general de Madrid, dentro de los distintos subíndices sectoriales es muy homogénea, y con algunos valores que sobreponderan la media del conjunto sectorial.

Los datos que arrojan las rentabilidades desde el 2000-2017 son:

  1. Bienes de Consumo 404.52%
  2. Bienes de Servicio 58.24%
  3. Petroleras 36.73%
  4. Materiales Básicos 20.59%
  5. Telecomunicaciones y tecnológicas -5.45%
  6. Financieras -35.59%

Adelantándonos un poco en la fecha de origen, las rentabilidades desde 2012-2017 son:

  1. Bienes de Servicio 151.29%
  2. Bienes de Consumo 93.34%
  3. Petroleras 73.34%
  4. Materiales Básicos 59.64%
  5. Telecomunicaciones y tecnológicas 22.66%
  6. Financieras 19.18%

Finalmente, las rentabilidades del último año son:

  1. Bienes de Servicio 18.86%
  2. Financieras 14.78%
  3. Telecomunicaciones y tecnológicas 9.62%
  4. Petroleras 8.5%
  5. Bienes de Consumo 6.12%
  6. Materiales Básicos 0.52%

Cuál es el mejor sector para invertir

Es complejo, por tanto, adivinar cuál va a ser el sector que vaya a tener la mejor rentabilidad en el año, el riesgo existente es muy amplio y las posibilidades de que sus ahorros deriven en pérdidas son reales.

Sin embargo, la reciente divulgación del Consenso Económico de PwC, un estudio que consulta a 370 expertos, apuestan por el turismo y la automoción como los principales motores económicos. Se basan en la buenas perspectivas que ofrece la actual situación económica, la creciente demanda de estos dos sectores así como la buena competitividad del mercado financiero español. En su contra estaría el pequeño tamaño de las empresas, que imposibilita la reducción de costes.

Aun con todo, si lo mejor es no querer asumir riesgos extremos que puedan acarrear unas pérdidas notables en el patrimonio del inversor, o del potencial inversionista, es aconsejable tener una cartera diversificada por sectores, habiendo hecho un examen previo del sector en el que el inversor desea colocar su patrimonio. Lo más aconsejable es ponerse en manos de un equipo de asesores financieros que realicen una planificación financiera del patrimonio del inversor en base a su perfil de riesgo, horizonte temporal y objetivos de inversión.