Qué son los dividendos

Dividendos

¿Qué son los dividendos?

El dividendo es la parte del beneficio de una empresa que se reparte entre sus accionistas, por lo tanto, no es una renta garantizada que recibe el accionista por ser propietario de la empresa, si no que dependerá del tipo de empresa y su comportamiento al cierre del ejercicio.

Las compañías consideradas de ‘alto crecimiento’, generalmente, no ofrecen dividendos dado que reinvierten los beneficios para mantener su crecimiento ampliando el negocio. La decisión de este reparto de dividendos se toma en la Junta General de Accionistas.

Tipos de dividendos

Dentro de los dividendos hay que distinguir dos tipos de dividendos: los ordinarios y los extraordinarios:

• Los dividendos ordinarios hacen referencia al reparto de dividendo correspondiente a los beneficios de un ejercicio.
• Los dividendos extraordinarios no presentan relación con las cuentas del ejercicio, sino que se dan cuando se ha producido algún acontecimiento inusual.

Cómo cobrar un dividendo

La remuneración de los dividendos puede ser en efectivo o a través de acciones. En el caso del cobro en efectivo se trata de una remuneración que el accionista recibirá en su cuenta el día que la junta haya fijado ese cobro. Este dinero deja de poseerlo la empresa una vez se transfiere a sus accionistas, por lo que el valor de la empresa en bolsa debería caer exactamente la misma cantidad que reparte. El inconveniente cuando la empresa decide hacer reparto de dividendos es que quienes lo reciben deben pagar impuestos. Por tanto, tienen que declarar el dinero recibido por dividendos en la declaración del IRPF. En España, los dividendos están sujetos a una retención del 19%.

Por otro lado, el cobro a través de acciones o dividendo flexible («script dividend», en inglés) corresponde a una entrega de acciones de la propia compañía. Dependiendo del origen de las acciones que se entregan como dividendo, pueden darse dos situaciones: que esas acciones sean procedentes de la autocartera de la empresa, o que procedan de una ampliación de capital realizada expresamente para esta operación. Dicho reparto no supone un incremento del valor de la empresa. Lo único que ocurre es que se divide la capitalización entre el número total de acciones. Pero, en ningún momento, habrá una revalorización de ningún tipo al finalizar el reparto de dividendos en acciones.

Fiscalidad de los dividendos

En cuanto a la Fiscalidad de los dividendos, forman parte de la base imponible del ahorro y se encuentran reglados por tramos:

· El primer tramo del 19% para rendimientos de hasta 6.000 euros.
· El segundo tramo del 21% para la diferencia que supere esos 6.000 euros y hasta los 49.999 euros.
· El tercer tramo del 23% a partir de 50.000 euros.

En el caso de un «script dividend» en el que opte por la entrega de acciones, ese contribuyente aplazará la tributación de esa operación hasta el momento en el que venda los títulos, momento en el cual tributaría como una ganancia o pérdida patrimonial.

En la actualidad, tener acciones de alto dividendo puede ser una buena manera complementar una cartera financiera y obtener un flujo de liquidez recurrente, pero todo ello dependerá de las necesidades y objetivos de cada inversor.

jacobo-sitgesJulián Aniel-Quiroga es experto en mercados financieros.