Cuál es mi perfil de riesgo inversor

riesgo-inversion

Peter Lynch dijo en su día: “El destino de un inversor lo marca su estómago, no su cerebro“. Partiendo de esta base, el inversor, antes de invertir, debe hacer un ejercicio de autoconocimiento y ponerse en manos de un asesor financiero que le haga ver las distintas posibilidades que se le presentan según el riesgo que esté dispuesto a asumir.

Qué es el perfil de riesgo inversor

Determinar correctamente el perfil de riesgo inversor (coloquialmente llamado “estómago del inversor”), nos va a ahorrar tiempo, dinero y quebraderos de cabeza. Antes de llevar a cabo cualquier inversión, es indispensable conocerse psicológica y financieramente (por ejemplo, se puede tener un perfil psicológico agresivo pero necesitar el dinero en 1 año y por lo tanto financieramente disponer de un perfil de inversión conservador).

Para no llevar a confusiones, como inversor, se debe saber cuál es el objetivo que tiene y en qué plazo se va a necesitar ese dinero. El perfil de riesgo de cada inversor es algo totalmente personal y que no tiene por qué ser homogéneo. La CNMV establece tres perfiles: conservador, medio y agresivo.

 

Sin embargo, desde atl Capital entendemos que teniendo, por ejemplo, un perfil de riesgo conservador, no es lo mismo ahorrar para comprar una casa en 5 años que para la jubilación en 15. Por ello, personalizamos las carteras de nuestros clientes.

Una vez que está perfectamente delimitado el perfil, se podrá asumir un riesgo u otro. Lo normal es que, a medida que el inversor tiende a tener mayor edad, el perfil de riesgo tiende a converger de más agresivo a más conservador, puesto que se suelen tener mayores necesidades de liquidez en el corto plazo.

Qué es el test de conveniencia e idoneidad de las inversiones

Como comentábamos anteriormente, la tolerancia al riesgo invita a reflexionar acerca de cuál es nuestro perfil de riesgo, para que llegada la hora de la inversión, uno pueda dormir tranquilo.

En el ámbito del asesoramiento financiero, y con el refuerzo que hace la entrada de la directiva europea MiFID II, la entidad debe identificar los conocimientos y experiencia, situación financiera y objetivos para asesorar al cliente en la selección de productos o en la gestión de su cartera teniendo en cuenta sus circunstancias individuales.

Para ello, inicialmente, se emplea el Test de Conveniencia e Idoneidad que evalúa diferentes aspectos:

1. Conocimientos y experiencia:
• Productos y Servicios con los que está familiarizados.
• Naturaleza, volumen y frecuencia de sus transacciones.
• Nivel de educación, profesión o antigua profesión.

2. Situación financiera:
• Origen y durabilidad de sus ingresos reglares, activos, propiedades, deudas o cualquier otro compromiso financiero.

3. Objetivos Financieros:
• Tiempo que desea mantener su inversión.
• Actitud hacia el riesgo y perfil de riesgo.
• Objetivo de la inversión.

Cuáles son las distintas tolerancias al riesgo de la inversión

Toda la información inicial que aporta el Test de Conveniencia e Idoneidad es fundamental para el correcto desarrollo del asesoramiento financiero. En atl Capital, la segmentación de clientes en función de su perfil de riesgo se divide en cinco categorías según el peso que suponga la renta variable en la cartera de inversión:

grafico-riesgos

Productos de inversión según cada perfil de riesgo

Estos rangos estratégicos (perfiles de riesgo de la inversión) aportan flexibilidad a la estrategia para posicionamientos tácticos en momentos determinados de mercado. Por tanto, la correcta identificación del perfil de riesgo de cada cliente es una labor esencial del asesor financiero para la consecución de sus objetivos y poder implementar la estrategia en el horizonte temporal adecuado, implementando productos de inversión según el perfil que corresponda. Estos serán más líquidos cuanto menor riesgo asuman y con mayor volatilidad cuanto más alto sea el riesgo aceptado.

jesus-morenoJulián Aniel-Quiroga es experto en mercados financieros.
jesus-morenoGermán González es experto en mercados financieros.