Horizonte temporal de mi inversión

Horizonte temporal de la inversión

Cuando un ahorrador se dispone a invertir el patrimonio que ha logrado acumular con esfuerzo a lo largo del tiempo, uno de los factores a tener en cuenta es el tiempo.

¿Qué es el horizonte temporal de mi inversión?

El factor tiempo es una de las variables más importantes a la hora de tomar decisiones de inversión. En concreto, el horizonte temporal de la inversión es el tiempo del que dispone el inversor para mantener invertido su capital, hasta que necesite disponer del mismo.

Para conocer el horizonte temporal, lo primero que debe plantearse el inversor es para qué está ahorrando, y definir los objetivos vitales que tendrán un impacto financiero en distintos momentos de su vida: complementar la jubilación, educación de los hijos, adquisición de vivienda, inversión empresarial, etc. El plazo que tengamos para la consecución de estos objetivos y el perfil de riesgo de cada inversor será lo que defina el plan de inversión a seguir en cada caso.

A qué plazo es mejor invertir

En relación a lo comentado anteriormente, el plazo de la inversión dependerá de lo cerca o lejos que se encuentren los objetivos del inversor.

En el corto plazo es muy difícil predecir cuál será el comportamiento del mercado, y existen ciertos riesgos que pueden hacer que nuestros activos se deprecien y nos hagan perder dinero cuando necesitemos disponer de él. Por tanto el riesgo a asumir debe ser muy limitado y con ello la rentabilidad a la que podremos optar.

En la inversión a largo plazo, sin embargo, los mercados tienden hacia su media, permitiéndonos diluir el riesgo de nuestras inversiones. Las principales ventajas de invertir a largo plazo son las siguientes:

– En caso de experimentar pérdidas, tenemos más plazo para corregir o mitigar la situación.
– Nos podemos beneficiar del interés compuesto, es decir, el que se obtiene de reinvertir los beneficios logrados, teniendo un rendimiento exponencial de nuestro capital.
– La tendencia histórica de los mercados financieros es creciente (aunque haya etapas de corrección), por lo que si dotamos a nuestra inversión del tiempo adecuado, la rentabilidad anual media tenderá a ser positiva.

El tiempo es el mejor aliado de un ahorrador que busca desarrollar su pata financiera. Una cartera bien diversificada, a un plazo determinado, ofrece probabilidades prácticamente nulas de pérdidas.

Además del largo plazo, será muy importante que nuestra cartera de inversión esté bien diversificada y se vaya ajustando en función de los cambios del mercado y, por supuesto, de los cambios que se produzcan en la vida familiar.

Por todo esto, cobra mucha importancia la figura del asesor financiero, que acompañará al inversor durante toda su vida, y le ayudará a conseguir los objetivos previamente marcados.

Cómo definir el horizonte temporal de mi inversión

Dependiendo de los objetivos financieros y el horizonte temporal de la inversión para alcanzar cada uno de ellos, nuestra cartera de inversión estará formada por diferentes vehículos de inversión y, en consecuencia, la distribución por tipo de activo, divisa y zona geográfica también será distinta.

En atl Capital, ayudamos a planificar la inversión de nuestros clientes en base a una estructura de “CAJAS”, correspondiéndose cada una de ellas con los distintos plazos temporales que tendrá la inversión:

Cajas de inversión, atl Capital

• CAJA 1: Necesidades más inmediatas, el dinero que se puede necesitar en los próximos 18-24 meses y para el que obtener rentabilidad no es prioritario. El objetivo principal será proteger el capital. A corto plazo se debe optar por depósitos, o fondos de inversión monetarios o conservadores, especialmente aquellos que invierten en renta fija a corto plazo.
• CAJA 2: Se define por periodos de entre 2 y 5 años. El objetivo será batir la inflación para no perder poder adquisitivo.
• CAJA 3: Horizonte temporal por encima de los 5 años. El objetivo será maximizar la rentabilidad. Invertiremos en instrumentos de inversión con más riesgo, con más volatilidad, pero al final del plazo obtendremos un rendimiento atractivo. Aquí optaríamos por inversión en renta variable.

Durante este camino, también podrán surgir imprevistos o necesidades extraordinarias, por las que el inversor necesite disponer de parte o la totalidad de su patrimonio financiero. Por ello será igual de importante que los instrumentos financieros que compongan su cartera tengan liquidez diaria.

Perfil de riesgo según mi horizonte temporal

El perfil inversor va cambiando a medida que sus objetivos vitales se aproximan en el tiempo, normalmente de un perfil más agresivo a uno más conservador. Es esencial ir adaptando las inversiones a la evolución del horizonte temporal. Deberemos ir pasando buena parte de los activos de más riesgo (CAJA 2 y CAJA 3) a otros más conservadores (CAJA 1), para que cuando tengamos que disponer del capital, hayamos consolidado el rendimiento obtenido y el capital no pierda valor a razón de la volatilidad del mercado.

Importancia de la planificación financiera a largo plazo

A través de la Planificación Financiera, desarrollamos una estrategia de inversión, para tratar de alcanzar los objetivos marcados a lo largo del tiempo y, con ello, el equilibrio entre los recursos disponibles y las necesidades futuras del inversor.

Dentro de nuestro proceso de asesoramiento financiero, antes de plantear dónde y cómo deben invertir nuestros clientes, es crucial analizar para qué quieren invertir, ya que la adecuación del nivel de riesgo de las inversiones al horizonte temporal de los objetivos financieros es el secreto del éxito para una correcta estructuración del patrimonio.

alvaro-lampareroÁlvaro Lamparero es experto en mercados financieros.