La diversificación como estilo de inversión

La palabra diversificar, cuyo origen proviene del latín diversificāre, hace referencia a la transformación o variación de algo único o similar. En términos financieros, se conoce como la distribución de nuestras inversiones, ya sea en activos financieros (acciones o bonos), activos monetarios (depósitos o liquidez), inmobiliario, el propio negocio o empresa, arte, oro o materias primas, etc. Es decir, diversificar nuestras inversiones.

¿Porqué es importante diversificar el patrimonio?

La importancia de la diversificación del patrimonio reside en la reducción del riesgo y la volatilidad de cualquier cartera de inversión. En España, el perfil del ahorrador viene caracterizado por la escasa diversificación a la que se someten las inversiones. La riqueza de las familias está muy concentrada en activos inmobiliarios (70%) y financieros (30%). La riqueza bruta total alcanza los 7,88 billones de euros, contabilizándose los activos inmobiliarios (5,47 billones)[1] y los financieros (2,41 billones)[2], éstos últimos se distribuyen en depósitos, fondos de inversión, planes de pensiones y acciones en Bolsa.

Una gran parte del patrimonio financiero de las familias españolas se encuentra concentrado entre efectivo y en depósitos, sumando un 38% del valor de los activos financieros; seguido por sus participaciones en el capital (28%), en productos de seguros y fondos de pensiones (16%) y en participaciones en fondos de inversión (14%), según las últimas Cuentas Financieras publicadas por el Banco de España.

Analizando en mayor detalle las partidas destinadas a “depósitos y efectivo” de los hogares, la cifra en España alcanzó, al cierre del 2019, la cantidad de 918.624 millones de euros, esto es un 4,31% más que al cierre de 2018 [3]. Si bien es cierto que, en el pasado, los depósitos bancarios resultaban más interesantes, por sus atractivas rentabilidades, más cierto resulta que, a día de hoy, con los tipos de interés en “cero” o negativos, es verdaderamente importante diversificar los ahorros para que el efecto de la inflación no merme año tras año, nuestro poder adquisitivo.

Consejos para conseguir diversificar mi patrimonio

Un primer acercamiento al concepto de “diversificación del patrimonio” puede ser explicado con base en la distribución eficiente de este en tres pilares fundamentales: el financiero, el inmobiliario, y el empresarial.

En este sentido, y con la intención de buscar una descorrelación real en las inversiones financieras, recomendamos una clara diversificación por activos, zona geográfica y divisa. De esta manera no sólo reducimos al máximo el riesgo diversificable (aquel que se puede mitigar añadiendo más activos como acciones, bonos gubernamentales o corporativos, materias primas, etc.), sino que también estamos reduciendo el riesgo no-diversificable o de mercado (aquel riesgo implícito que en principio no se puede eliminar, como el riesgo inherente al índice IBEX 35, es decir, la renta variable española, pero si reducir).

Por ejemplo, entre los vehículos más extendidos para obtener una correcta diversificación, se encuentran los Fondos de Inversión. Estos fondos son los instrumentos financieros más eficientes que los depósitos, tanto por su exposición a otros mercados o regiones geográficas, como por razón de que nos permiten beneficiarnos de ventajas fiscales, tales como la exención de tributación hasta el momento de la venta.

De esta manera, el partícipe del fondo de inversión tributaría únicamente en el momento del reembolso cuando se genera un rendimiento positivo o negativo, que afectos fiscales tiene la consideración de ganancia o pérdida patrimonial. Las plusvalías o ganancias por la venta de fondos de inversión están sujetas a una retención del 19%[4], y como tal deben integrarse en la base imponible del ahorro en el IRPF tributando al 19% los primeros 6.000 euros, al 21% hasta 50.000 euros y al 23% para cantidades superiores a 50.000 euros.

En el caso de País Vasco y Navarra se aplican otros porcentajes de tributación[5].

Ahora bien, si el saldo de la integración y compensación de las ganancias y pérdidas patrimoniales (por ejemplo, venta de fondos de inversión, acciones, inmuebles, etc) fuera negativo, su importe se podrá compensar con el saldo positivo de los rendimientos de capital mobiliario, dentro de la base imponible del ahorro, con el límite del 25% de dicho saldo positivo. En ambos casos, si tras dichas compensaciones resultara saldo negativo, su importe se compensará en los cuatro años siguientes.

Ventajas e inconvenientes de la diversificación

Como ya hemos avanzado, la principal ventaja de la diversificación del patrimonio consiste en la reducción del riesgo y de la volatilidad de sus inversiones. Sin embargo, también es cierto que, si estamos altamente diversificados en nuestras inversiones no sólo reducimos el riesgo, sino que también reducimos los potenciales retornos sobre nuestra inversión.

Asimismo, resultará difícil que podamos batir a los índices (IBEX 35, Eurostoxx 50, etc.), que representan la media del mercado. Por este motivo, es recomendable diversificar también por estilo de gestión, es decir, confiar parte de nuestros ahorros a gestores especialistas con una capacidad de análisis que les permita identificar las mejores oportunidades, aprovechando las ineficiencias del mercado (gestión activa). En la medida en que vayamos aumentando nuestro conocimiento financiero y especialización, deberíamos de plantearnos concentrar alguna parte de nuestras inversiones en ciertos sectores o temáticas más especializadas.

De nuevo, aunque al diversificar nuestras inversiones podemos ver reducido el potencial retorno de la cartera “a menor riesgo menor retorno, y viceversa”, también es cierto que nos ayudará a mitigar el riesgo sistémico o de contagio en el conjunto de nuestras inversiones. Si el objetivo es que nuestro patrimonio crezca de manera sostenible a largo plazo, y sin grandes sobresaltos, la limitada pérdida de rentabilidad es un precio justo que pagar por el menor riesgo asumido.

Apoyo del asesor financiero para alcanzar la diversificación

Por último, para lograr sus objetivos financieros, es importante contar con un asesor que les ayude a definir y trazar su propia estrategia de inversión. Nuestro trabajo consistirá, no sólo en ofrecer un servicio objetivo de asesoramiento financiero y gestión patrimonial integral, en el que a través de un esquema de planificación financiera le ayudaremos a diversificar sus inversiones, sino también en aconsejarle en la parte subjetiva de las finanzas, evitando así que sus emociones impidan que el plan trazado a largo plazo se cumpla.

 

[1] https://www.bde.es/webbde/es/estadis/infoest/a1606.pdf

[2] https://www.bde.es/f/webbde/GAP/Secciones/SalaPrensa/NotasInformativas/20/presbe2020_33.pdf

[3] https://www.bde.es/f/webbde/GAP/Secciones/SalaPrensa/NotasInformativas/20/presbe2020_33.pdf

[4] País Vasco retención a cuenta del 19%; Navarra retención a cuenta del 18%; y resto de España retención a cuenta del 19%.

[5] En el caso del País Vasco:

– Hasta 2.500 € – 20 %

– Entre 2.500 y 10.000 € – 21 %

– Entre 10.000 y 15.000 € – 22 %

– Entre 15.000 y 30.000 € – 23 %

– Más de 30.000 € – 25 %

En el caso de Navarra:

– Hasta 6.000 € – 20 %

– Entre 6.000 € y 24.000 € – 24 %

– Más de 24.000 € – 27 %

Gonzalo Gimeno es experto en mercados financieros.