El mercado duda de que la oferta de BBVA por Sabadell sea suficiente

Ignacio Cantos-Figuerola valora en El Mundo la oferta de BBVA por el Sabadell

Pasada la sorpresa inicial, Sabadell intenta tomar la medida de la propuesta de absorción de BBVA. En la entidad de origen vasco tienen prisa, pero en la catalana intentan marcar su propio ritmo. Han pasado tres días desde que BBVA publicase abiertamente los términos de su oferta de compra y no ha trascendido aún una respuesta oficial por la parte vallesana. Para algunos, aún es pronto; para otros, un síntoma de que los términos no son lo suficientemente convincentes.

Al menos, no para una parte del consejo que rechaza que el pago sea sólo en acciones y quiere también una parte en efectivo. En la entidad esperan estos días a las conclusiones de las firmas contratadas para bregar en la operación y se dejan querer. Se espera que el consejo de Sabadell se reúna de nuevo la próxima semana para definir el siguiente paso y mientras tanto observan la evolución de las acciones en bolsa.

En este frente, los inversores acogieron con entusiasmo el anuncio de compra de BBVA, pero una vez conocidos los términos de la oferta inicial formulada por Carlos Torres, la reacción se ha ido modulando. Así lo interpretan algunos analistas consultados por este diario, a tenor del gap entre el valor al que cerraron ayer los títulos de Sabadell en el Ibex 35, donde alcanzaron 1,885 euros, y el precio que está dispuesto a pagar BBVA por ellos: 2,262 euros. La ecuación de canje planteada consistiría en una acción de nueva emisión de BBVA por cada 4,83 acciones de Sabadell, lo que supondría una prima del 30% sobre el cierre del pasado 29 de abril (cuando las acciones de Sabadell terminaron la sesión en 1,7375 euros, lo que da ese precio de 2,626 euros unitario).

«Es difícil interpretar el porqué de esa diferencia. Lo que queda claro, o al menos la interpretación que yo hago, es que sencillamente el mercado considera que la operación no va a salir y por eso no se cierra el gap», asegura Nuria Álvarez, analista de Renta 4, a preguntas de EL MUNDO. «Quizá sea una interpretación simple, pero más allá del precio hay cuestiones lo suficientemente importantes que pueden hacer que la operación no salga adelante, como la distribución de poder o la forma de pago», añade.

Para Ignacio Cantos, director de Atl Capital, lo llamativo es el recorrido de BBVA, «me extraña que baje en bolsa», asegura. En su opinión, si el banco pusiera sobre la mesa una parte del pago en efectivo podría resultar más «atractivo» para los accionistas, «pero no parece que esa sea la intención por ahora».

Por ahora. Ahí parece estar la clave. En el mercado hay cierta sensación de que la oferta publicada el pasado miércoles por parte de BBVA no será la definitiva, teniendo en cuenta además los recelos que han trascendido de una parte del consejo de Banco Sabadell y del propio presidente de la entidad, Josep Oliu.

Fuentes del sector admiten que Oliu conocía las intenciones de su rival Torres, pero probablemente no calibró que quisiera materializarlas en tan corto periodo de tiempo. Otras voces consultadas barajan que la oferta se haya podido precipitar por el recorrido al alza de la entidad en bolsa en los últimos meses, que ya de por sí ha encarecido su precio y podría seguir haciéndolo teniendo en cuenta las perspectivas de rentabilidad y beneficio para este año y el siguiente.

Todos los escenarios parecen ahora abiertos. «Estamos en un planteamiento de opa amistosa, pero no se puede descartar que vayamos a un escenario de opa hostil», señalan a este diario. Para seguir en tono amistoso y atraerse el favor del consejo, BBVA podría optar por una mejora en el precio de compra, o incluso por asumir una parte del pago en efectivo. Si aun así no lograse convencer a Sabadell, la posibilidad de una opa hostil ganaría peso y sus probabilidades de éxito no serían menores si se considera que los accionistas de referencia de la entidad catalana están muy diluidos. BlackRock cuenta con un 3,621% del capital del banco, mientras que Fintech Europe (3,105%), Dimensional Fund (3,01%) o el mexicano David Martínez (3,495%) también superan el 3%. Ellos tendrán mucho que decir en la decisión final.

Los inversores no descartan un escenario «hostil» ante los recelos de la entidad catalana

Asesoramiento financiero a medida

Otros artículos de interés