Características de la Banca Privada

En el mundo de los mercados financieros, en momentos de dudas, es fundamental hacer la pregunta correcta a la persona indicada. El asesoramiento financiero exclusivo de grandes patrimonios, también llamado comúnmente banca privada, supone una atención cuidada y hecha a medida para cada cliente y sus características. Los activos que conforman las inversiones de cada cliente se adecuan a las necesidades financieras, familiares y fiscales de éstos.

cartera-dinero

¿Qué es la banca privada? En qué consiste

La banca privada es el servicio de asesoramiento o gestión integral que se fundamenta en el trato personal y directo entre una persona física o jurídica y un gestor de patrimonios. Probablemente, lo primero que nos llega a la mente al pensar en el concepto de banca privada sería la exclusividad de la misma y el trato personal y directo con su gestor. Estamos hablando de una serie de diferencias trabajadas con el fin de aportar un valor añadido respecto a la banca comercial, que permite al cliente percibir de forma inmediata que se le están dando unos servicios y una atención especial y preferente. Las dos características fundamentales de la banca privada son la gestión personalizada del patrimonio y la relación de confianza que se establece entre cliente y gestor.

De esta forma, el asesor financiero deberá entender las circunstancias personales de cada cliente, así como conocer su situación para determinar exactamente cuáles son sus necesidades y objetivos de ahorro e inversión reales y el plazo temporal de los mismos. Estos conocimientos vitales acerca de la situación particular de cada cliente, permiten a los gestores de banca privada plantear propuestas de inversión que conforman una cartera diversificada tanto en productos financieros como en sesgo por tipo de activo, geográfico y sectorial, adecuándose siempre tanto al perfil de riesgo de cada cliente, como a la situación de los mercados financieros del momento.

Tal como comentábamos anteriormente, la segunda característica fundamental en la Banca Privada es el contacto directo que tiene el cliente con la entidad, es decir, un trato personal y periódico con su asesor financiero. De esta forma se crea un vínculo entre asesor y cliente que les permite estar en contacto siempre que el cliente lo considere oportuno. Además, las entidades que se dedican al asesoramiento financiero privado mantienen con el cliente reuniones habituales, para así poder estudiar la evolución de las inversiones realizadas, y determinar si es necesario actualizar o cambiar el estilo de inversión en caso de que se produzcan nuevas circunstancias a tener en cuenta en el panorama global del cliente.

Además, la toma de decisiones a la hora de invertir el capital de un cliente está refrendada por especialistas que conforman un comité de inversiones y un comité de elección de productos. Estos gestores son expertos en discernir aquellos productos que mejor se ajusten a aquello que están buscando conseguir.

Gestión del patrimonio por parte de la banca privada: productos financieros

A necesidades distintas, composiciones de carteras distintas. Todo inversor que cuente con un gran patrimonio exigirá diseñar su cartera en función de distintos parámetros: fiscalidad, rentabilidad, preservación del patrimonio, horizonte temporal y objetivo del ahorro.

Partiendo de la premisa de una diversificación en las carteras de banca privada, la pregunta que nos llega a la cabeza está relacionada con el tipo de vehículo de inversión que más se adecua a cada cliente en función del perfil que tenga y del patrimonio del que disponga.

A la hora de componer una cartera financiera, los productos tradicionales de inversión más utilizados en España son los fondos de inversión, ya que estos ofrecen un régimen fiscal más atractivo para las personas físicas y dotan de una mayor diversificación. No obstante, una cartera diversificada puede contar con renta variable nacional e internacional, renta fija, planes de pensiones, depósitos, y unit linked entre otros.

La importancia de tener un asesor financiero

La figura de un asesor financiero se convierte en un pilar fundamental para el inversor, ya no solo por el hecho de conformar una cartera que se adecue a sus pretensiones, sino por la capacidad de poder aportarle tranquilidad y un razonamiento sobre cómo enfocar los movimientos del mercado que afectan a sus inversiones. Es decir, desde el punto de vista psicológico, el asesor ayudará a su cliente a no dejarse llevar por las emociones.

Un asesor financiero tiene que poder identificar exactamente cuáles son las necesidades reales de ahorro y los objetivos de inversión que tiene cada cliente, y a partir de este punto, ajustar la estrategia de inversión al perfil de riesgo del mismo y a su horizonte temporal.

En atl Capital distribuimos las carteras en un sistema de cajas que permiten al cliente conseguir sus objetivos de ahorro en función del horizonte temporal que este tenga y siempre ajustándose al nivel de riesgo que el cliente sea capaz de soportar.

infografia-cajas-atl

El valor añadido que aportan nuestros asesores radica no solo en el seguimiento periódico de las inversiones de sus clientes y el constante contacto directo con ellos. Para nosotros es imprescindible saber cómo evolucionan los clientes en el plano personal y profesional, saber si pueden haber cambiado las circunstancias que en un principio habían llevado al asesor a diseñar la cartera de una forma determinada y por tanto tener que adaptarse a nuevos cambios o nuevos objetivos. Una correcta planificación financiera consiste en el desarrollo de una estrategia de inversión, tras un análisis de su situación y de su perfil, para tratar de alcanzar sus objetivos y, con ello, el equilibrio entre sus recursos y necesidades futuras.

grafico-planificacion-financiera

Muchas veces los inversores no trabajan solamente con una entidad, lo que en muchas ocasiones lleva a un cliente a tener un patrimonio global desestructurado que no atienda a sus objetivos de inversión independientemente de lo bien ajustada que pueda tener su cartera con cada entidad. A través de un correcto análisis y monitorización de todas las posiciones de un cliente con sus entidades, un asesor financiero puede tener una foto del patrimonio global y determinar si este se ajusta a las necesidades del inversor.

La falta de tiempo de nuestros clientes para dedicarse a la gestión de su patrimonio financiero hace que tengan la necesidad de contratar un servicio externo que le acompañe en todo el proceso de su vida, y que le ayude a discernir entre la cantidad de información que existe hoy en día respecto a los distintos productos financieros.

Cómo hacerse cliente de banca privada: requisitos

Cada firma de banca privada dispone de unos requisitos diferenciados para poder acceder a sus servicios.

En atl Capital, para poder realizar un perfecto asesoramiento, necesitamos acotar el número máximo de clientes que cada asesor puede tener bajo gestión. Actualmente, este número está limitado a 50, mientras que el criterio para comenzar a gestionar el patrimonio financiero de un cliente particular o grupo familiar es que éste sea a partir de 300.000€. Esto se debe a la exigencia que nos marcamos con cada uno de nuestros clientes y la excelencia que buscamos en nuestros servicios.

pascual-barrachinaPascual Barrachina es experto en mercados y asesoramiento financiero