¿Debo amortizar mi hipoteca o invertir?

invertir-hipoteca

En el presente artículo analizamos qué es más beneficioso, aprovechar los ahorros para amortizar la hipoteca o, por el contrario, invertir en productos financieros con los que obtener un rendimiento mayor.

¿Es más rentable amortizar la hipoteca o invertir el dinero?

Ante esta pregunta deberíamos analizar cada caso en concreto, no obstante, y a modo orientativo plantearemos una serie de escenarios de utilidad. Las principales variables que condicionan la amortización de nuestra hipoteca y, por tanto, de nuestra inversión son las siguientes:

El primer factor que tenemos que estudiar es la cantidad de dinero que estamos pagando por los intereses de la hipoteca. En la situación actual, los tipos de interés se encuentran prácticamente a cero, por lo que en vez de devolverlo precipitadamente podríamos utilizarlo para generar una rentabilidad extra. Ante una situación de tipos bajos, la cuota que estemos pagando tendrá mucho peso de amortización de capital principal y poco de intereses.

En caso de estar ante una situación de tipos altos, podemos plantear amortizar una parte del capital pendiente, ya que será más difícil sacarle un rendimiento extra a los intereses del préstamo. Todo ello dependerá del perfil de riesgo de cada inversor.

Deducciones fiscales de la amortización de hipoteca

Otro factor que debemos tener en cuenta es el ahorro fiscal frente a la capitalización compuesta de los intereses. Esto aplica para hipotecas contratadas antes de 2013, ya que tienes derecho a una desgravación en el IRPF del 15 % sobre 9.015 € anuales.

A priori, puede suponer un gran ahorro pero este interés es simple: si lo alargamos en el tiempo, invertir 9.015 € a un tipo de interés de un 5 % (históricamente un perfil mixto genera esta rentabilidad anualizada) en un plazo de 10 años obtendríamos una rentabilidad del 62 %.

Por último debemos valorar el aspecto psicológico: no es lo mismo ser un inversor conservador que, en la situación actual de tipos de interés bajos, puede estar satisfecho con ahorrarse los intereses y comisiones que cobra el banco, que un inversor con un perfil de riesgo más elevado, el cuál encontrará a largo plazo mayor rentabilidad en productos de renta variable.

Por supuesto, habría que diferenciar también si la compra de la vivienda está destinada a que sea nuestra vivienda habitual o una vivienda destinada a la generación de renta mediante el alquiler (activo productivo).

La importancia del asesor financiero en las inversiones

En cualquiera de los casos, lo importante es disponer de una estrategia de inversión a medio-largo plazo, con una correcta diversificación de activos (inmobiliario, financiero, empresarial…). La labor de asesoramiento por un profesional financiero con experiencia y medios suficientes es de gran ayuda para la gestión del patrimonio ya que, además de tener los suficientes medios y tiempo para valorar las opciones de inversión, no está influido por el aspecto subjetivo personal.

Carlos González es experto en mercados financieros.